Anatomía del caos

Recensión e ideas de «Todo arde»


  • Autor: Juan Gómez-Jurado (Madrid, España, 1977).
  • Editorial: Ediciones B (Penguin Random House Grupo Editorial).
  • Año: 2022.
  • Género / temática: thriller.
  • Número de páginas: 600.
Créditos de la imagen: BuscaLibre España (tomada de Google).

Contiene espóiler.

Sinopsis libre:

Aura, Sere y Mari Paz. Tres mujeres que provienen de universos antagónicos; tres voces que se alzan contra un destino que parece repartir con las cartas marcadas: un calabozo, unas gemelas que maduran a golpe de infortunio y unos dados en los que casi siempre sale cruz.

Espoleadas por la rabia, se convierten en protagonistas de un plan casi suicida… e imposible, a no ser que la desesperación se convierta en la mejor aliada y el riesgo a perder, en una droga irresistible. Esta es la historia de una partida de ajedrez en la que aún no se ha resuelto la última jugada.

Reseña:

Por fin he podido disfrutar de la esperada nueva novela de Juan Gómez-Jurado. Una obra en la que nos presenta a tres mujeres, aparentemente distantes, pero complementarias; unidas por el resistente hilo de un destino: evitar que acaben ganando los mismos de siempre. Así, como el propio autor nos anticipa, el cuerpo de la narración lo conforma la complejidad de las tres protagonistas: Aura es la cabeza —templada, calculadora y, en cierto modo, imprudente—, Sere son las manos —que utiliza con destreza en el ordenador; no tanto al lanzar los dados— y Mari Paz, el corazón —bajo la fría capa de indiferencia, derrota y alcohol, ella esconde una bondad límpida, desbordante, que le lleva a seguir a Aura Reyes hasta el final, sin importar los sacrificios ni las consecuencias—.

El argumento, complejo y vibrante, entrecruza tres vidas que confluyen en la fina línea que separa el deseo de justicia y las ansias de venganza de Aura Reyes. Cada paso, cada acierto —los menos— y cada error —los más— nos adentra en una frenética carrera frente al reloj en la que las tres mujeres parten con desventaja ante los recursos, la ausencia de escrúpulos y la ferocidad de quienes manejan los hilos —visibles e invisibles— de la sociedad.

Es de resaltar el estilo narrativo utilizado por Gómez-Jurado: sorprendentemente cercano —más evidente que en otros libros del autor—, con idas y venidas, dominando distintos registros en función de las características y el contexto de cada personaje; mostrando una frescura tal que pareciera contar la historia a cada lector individualmente, mientras compartimos un café en una terraza madrileña. El realismo con el que introduce cada escena nos transporta directamente al núcleo de la acción, atrapándonos en la lectura desde la primera hasta la última página.

El autor se toma su tiempo a la hora de plantear el conflicto e introducirnos en la trama: acontecimientos aparentemente aislados que va conectando con el discurrir de la narración —técnica esta que es ya marca de la casa—. El final, solo aparentemente cerrado —concluye con una pequeña victoria que, seguro, será la antesala de algo mucho más grande—, nos deja intrigados y exhaustos, esperando con ímpetu la próxima entrega de esta saga (porque… Juan, no vas a dejarnos así, ¿verdad?).

Es, sin duda, una novela diferente, que, si bien se enmarca en el «Universo ‘Reina Roja’» como ha reconocido abiertamente Gómez-Jurado, se diferencia de la pentalogía tanto en la sustancia como en la envoltura. No obstante, resulta siempre un desafío para quienes disfrutamos de este mundo creado por el escritor descubrir los nexos —algunos revelados y otros insinuados— entre Antonia y Jon y las tres guerreras protagonistas de Todo arde.

Podría contar muchas cosas más de una lectura que ha resultado un verdadero placer, pero he de dejar algo para la curiosidad del lector. Solo puedo animarte encarecidamente a que te sumerjas en el mundo de Aura, Sere y Mari Paz si disfrutas con la estilográfica de Gómez-Jurado. Por arriesgarse a regalarnos un relato apasionante y aguerrido, esta novela obtiene, en la Buhardilla de Tristán, la mención de recomendada.


Valoración: recomendada (4,5/5).

En el Edén

Imágenes tomadas de ‘El Blog de Lídia’. Montaje propio.

Abrí los ojos, aturdido. Ante mí, sobreponiéndose a una onírica neblina, se abrió majestuosa la presencia de un crómlech, como los que tantas veces había estudiado en mis años de mocedad como profesor universitario.

Me acerqué, entusiasmado, para descubrir en su centro una fuente, construida íntegramente en ópalo, de la que brotaba un agua límpida y cristalina. A un lado, al final de un pequeño riachuelo, contemplé un arbusto con extrañas flores color turquesa, parecidas a la Hibbertia, pero con seis pétalos de tamaño regular.

De súbito apareció ella; rodeada de un halo dorado. Y lloré, desconsolado, hasta que desperté.

(100 palabras sin contar el título)

* . * . *

He creado este microrrelato para el reto mensual «Escribir Jugando» del mes de enero de 2023 propuesto por Lídia Castro en su blog. Me he inspirado tanto en la carta como en la imagen del ópalo y he tratado de seguir también el desafío opcional. ¡Espero que os guste!

Primerizo y feliz (V): Recta final

8 de enero de 2023:

Querido hijo, Mateo:

Pasaron las fiestas de Navidad y, afortunadamente, sigues en el vientre de mamá. Ella tuvo que ser ingresada por tercera vez entre el 23 y el 29 de diciembre, lo que hizo que pasáramos la Nochebuena y la Navidad en el Hospital. Allí, el capellán vino a acompañarnos en la oración y bendijo tu futuro nacimiento. Después, los abuelos Javi y Maribel y la tía Miriam vinieron a casa a pasar con nosotros Nochevieja y Año Nuevo y, después, mamá, tú y yo fuimos a Béjar a esperar con ellos la llegada de los Reyes Magos.

Esta ha sido tu primera Navidad, todavía dentro de mamá, pero toda la familia (tanto la de España como la de Chile) te hemos sentido muy cerquita. No solo has recibido muchos regalos de Papá Noel y de los Reyes, sino que muchas personas nos han trasladado buenos deseos para ti y para que llegues a este mundo con mucha salud y feliz.

Mamá y yo estamos bien, nerviosos (porque queremos que todo esté preparado para ti) y tremendamente ilusionados con tu llegada. A mamá ya le cuesta bastante moverse y se encuentra cansada, porque cada vez estás más grande, pero es una campeona y, aun con todo, tiene energías para trabajar y para cumplir con todo en el día a día.

No sabemos cuándo llegarás, aunque es seguro que falta menos de un mes para ese emocionante momento. Aunque tenemos algunos miedos e inseguridades (que imagino que tienen todos los padres primerizos), nos desborda la alegría al pensar en cómo será mirarte mientras duermes, darte tu primera comida o tu primer baño y, cómo no, cambiar tu primer pañal. Ojalá que cuando estés en nuestros brazos sientas (que nosotros sepamos transmitirte) todo el amor que sentimos por ti. Porque para nosotros, tú eres lo más importante. Mateo, ¡mamá y yo, y toda la familia, te amamos infinito!