El padrino

Sí, habéis leído bien. Voy a hablaros de la saga de películas de Coppola… o no. Participo en una nueva genialidad propuesta en ‘El Tintero de Oro’. En esta ocasión, el Microrreto: ¡De cine! consiste en escribir un microrrelato, de hasta 250 palabras, a partir del título de una película.

Además de las bases que podéis consultar en el enlace del párrafo anterior, he querido rizar un poco más el rizo e incluir varios títulos más de metrajes en el texto del micro. ¡A ver si los adivináis todos!

Gracias, David, por esta nueva oportunidad de crear. ¡Espero que disfrutéis la lectura!

PD: Al final del microrrelato tenéis los títulos de las películas y documental, con alguna información adicional.

* . * . *

Imagen tomada de “El Tintero de Oro”.

Título del microrrelato / Título de la película: El padrino (The Godfather, 1972).

Texto del microrrelato:

¡Había llegado el gran día! A través de la ventana, el resplandor del sol iluminaba la estancia y acompañaba la alegría de su corazón. Dejó vagar su mente… tantos años en busca de la felicidad y, cuando estaba a punto de rendirse, el amor sincero le había llegado inesperadamente, como el rayo que ilumina el cielo en el origen de la tormenta perfecta.

Toda su familia estaba emocionada. Su hermana, quien le había prometido el regalo que siempre había soñado, había salido ya, camino de la iglesia. Se preguntaba qué sería, pero sabía que debía dejar espacio para que la sorprendiera. Se miró al espejo; el traje de novia era espectacular y ella se veía radiante. Caminó, nerviosa, por la habitación al tiempo que su madre la llamaba para desayunar antes de que comenzara a vestirse. “La vida es bella”, pensó, y una sonrisa se dibujó en su rostro al recordar el primer beso.

Repasó mentalmente cada una de las tareas de la lista que había preparado la noche anterior: el peluquero llegaría a las nueve y el maquillador, a las diez. En ese momento, se percató de algo que no encontró en el folio de papel escrito con letra esmerada, ¡los anillos!

Marcó el número, mientras descendía las escaleras de dos en dos:

—¡Papá, dime que llevas contigo las alianzas! —exclamó, con las pulsaciones desbocadas.

La voz afable, acogedora, se adivinó al otro lado de la línea:

—Tranquila, hija; confía en mí. Tú, simplemente, disfruta de cada instante…

(249 palabras)

* . * . *

Listado e información de películas:

El gran día (Le grand Jour, 2015). Documental dirigido por Pascal Plisson.

El resplandor (The Shining, 1980). Dirigida por Stanley Kubrick.

En busca de la felicidad (The Pursuit of Happyness, 2006). Dirigida por Gabriele Muccino.

El rayo (2013). Dirigida por Fran Araújo y Ernesto de Nova.

Origen (Inception, 2010). Dirigida por Christopher Nolan.

La tormenta perfecta (The perfect storm, 2000). Dirigida por Wolfgang Petersen.

El regalo (The gift, 2015). Dirigida por Joel Edgerton.

La vida es bella (La vita è bella, 1997). Dirigida por Roberto Benigni.

Y, por supuesto…

El padrino (The Godfather, 1972). Dirigida por Francis Ford Coppola.

Al hilo de la miseria

Recensión e ideas de “Trama y urdimbre”


  • Autor: Matías Celedón (Santiago, Chile, 1981).
  • Editorial: Hueders
  • Año: 2007 (de esta edición, diciembre de 2019).
  • Género / temática: novela costumbrista.
  • Número de páginas: 134.

Sinopsis libre:

Dos historias entretejidas. Malvivir al bies, entre enhebrados y pespuntes. Una mujer que subsiste zurciendo para otras mientras su marido, extremadamente violento, muele a palos a su hijo. El pequeño comienza a trabajar para ayudar a su madre, cada vez más demente. Y, al otro lado de la trama, el hijo cojo de una de las clientas, a cuyo hogar llega el pequeño para laborar en el lustre. Y, entre las sábanas, un abuso para rematar la pieza.

Reseña:

Nunca tan pocas palabras han sido capaces de desgarrar hasta la última fibra del alma. En Trama y urdimbre, Matías Celedón nos presenta una historia en retales que el lector debe ir hilvanando a partir de las instrucciones de un manual de costura. La obra, tan breve como intensa, cose un bordado de sangre, vergüenza, violencia y lágrimas.

La novela ofrece una propuesta minimalista que sorprende desde la primera página. Se sirve de un lenguaje escueto y franco, desolado, para, a través de un estilo costumbrista, reflejar un dolor descarnado, una desesperanza cruel. Todo en la narración es extremo y antitético. La soledad y el fracaso de una madre que se clavan como agujas candentes en la maltrecha voluntad de su hijo.

Huyó llorando, entre los gritos, escondiendo el alma”. Así, sobrecogido, he seguido el argumento de este magnífico ejemplo de genialidad.

Lo trizó contra el espejo del armario. Ya no soporto, le dijo, no te soporto. El niño en llano, sangrando a mares, mientras él, sin soltarlo, la puteaba”. El aire, escaso, pide a gritos volver a los pulmones cuando las letras zarandean la conciencia, hasta el punto de que llegas a sentirte culpable por seguir leyendo.

Fue un espanto. El niño quedó hecho tira”. Y qué más se puede añadir…

Me siento incapaz aún de aflorar mis impresiones tras esta experiencia, pero sí puedo asegurar que Matías Celedón ha hendido mis certezas como lector. Estoy convencido de que volveré a su literatura, pues es alta mi curiosidad por su creación. Si eres sensible, piénsatelo dos veces antes de traspasar la portada, pero no lo demores una tercera: desde la Buhardilla de Tristán te recomiendo Trama y urdimbre.


Valoración: recomendable (3,5/5). 

Decisión imposible

Recensión e ideas de “El Paciente”


  • Autor: Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977).
  • Editorial: Penguin Random House (reeditado bajo el sello de Ediciones B).
  • Año: 2014 (de esta edición en formato digital, 2020).
  • Género / temática: novela negra, novela de suspense.
  • Número de páginas: versión Kindle (longitud de impresión: 496 páginas).

Sinopsis libre:

David Evans, uno de los neurocirujanos más famosos del mundo, se ve arrastrado a una angustiosa encrucijada: salvar la vida de su hija… o la del presidente de los Estados Unidos. Un hombre brillante, aunque resentido con su suerte, se convierte en títere de un psicópata y debe reunir todo su coraje para luchar a ciegas por su destino y el de su familia en una cuenta atrás de 63 horas. Sin rumbo y asfixiado por el desastre, el protagonista actúa como un autómata por conseguir la supervivencia. El tiempo corre y la mano firme de Evans se tambalea: tic, tac…

Reseña:

Con El Paciente, Juan Gómez-Jurado nos presenta un thriller con mayúsculas —y estas son palabras mayores, habida cuenta de que sus manos han dibujado también la trilogía de Antonia Scott—. Me han sorprendido varios elementos de la novela sobre los que reflexionaré a continuación.

Es magnífico el planteamiento del argumento: la desesperación de un respetado médico que debe faltar a su más honorable promesa, el juramento hipocrático, frente a la agonía extrema de un padre, que sabe que la vida de su hija pende de un hilo manejado por un asesino despiadado; ese mismo hilo que convierte al protagonista en una marioneta al servicio del dinero… y del mal. Creo que no me equivoco si digo que nunca había leído una propuesta tan descarnada como la que ofrece esta narración.

La novela de Gómez-Jurado plantea, entre sus líneas, varias dicotomías y un sinfín de reflexiones que gozan de plena actualidad, a pesar de que el relato fue publicado, inicialmente, en 2014: entre ellas, la tensión entre determinismo psicológico y libre albedrío, la relación entre las pasiones y la razón o la fuerza inquebrantable del amor. Así, el autor nos presenta a un protagonista que, a pesar de todas sus desdichas, se mantiene fiel a sus valores hasta el final, sin importarle el precio personal o profesional que ello le cueste.

Seguro que el lector de esta recensión se estará preguntando qué hay de verdad en uno de los secretos mejor guardados del autor: ¿es esta novela parte de una pentalogía, junto con Cicatriz y las tres entregas de la saga de Jon Gutiérrez y Antonia Scott? ¿cómo se relaciona con estas últimas? Algo de ello hay, pero sería imperdonable hacer spoiler, por lo que voy a responder recordándote la recomendación de Juan, quien pide al lector seguir sus narraciones por orden de publicación. No obstante, si como me ha sucedido a mí, lees El Paciente tras Reina Roja, Loba Negra y Rey Blanco… ¡¡sigue tu camino!! Porque, como diría la propiedad matemática, el orden de los factores, no altera el producto.

Por supuesto, esta novela hace gala, como es signo distintivo en Gómez-Jurado, de un lenguaje vivo, cuidado y directo, así como de un ritmo vertiginoso que no te permitirá dejar de leer una vez te hayas sumergido en las páginas. Es interesante la combinación entre la narración en primera persona y los capítulos no protagonizados por Evans, redactados en estilo de narrador omnisciente. Debo reconocer que, aunque la técnica de comenzar por el desenlace —tan presente en la literatura y la filmografía actuales— no me agrada demasiado, en esta ocasión no aparece como un recurso forzado o fuera de lugar.

Por todo esto, me sumo a quienes opinan que Juan Gómez-Jurado es el máximo exponente de una generación maravillosa de escritores españoles; su prosa te engancha, te atrapa el alma de la primera a la última letra y estoy convencido de que si te atreves con El Paciente no te arrepentirás. Un ejemplo de audacia, valentía y personalidad: desde la Buhardilla de Tristán recomiendo intensamente leer esta fantástica novela.


Valoración: muy recomendable (4,5/5).