Prioridades tras la muralla

Recensión e ideas de «Los señores del tiempo»


  • Autora: Eva García Sáenz de Urturi.
  • Editorial: Planeta.
  • Año: 2018.
  • Temática / género: Novela negra.
  • Trilogía de la Ciudad Blanca.
  • Número de páginas: 448.

Septiembre de 2019. Unai López de Ayala, perfilador criminal de la Ertzaintza, vuelve a enfrentarse a unos asesinatos que asolan la ciudad de Vitoria. En esta ocasión, el equipo de investigación de la comisaría de Lakua habrá de resolver diversos crímenes que imitan algunos de los castigos medievales que aparecen en la novela «Los señores del tiempo», escrito de autor desconocido que se presenta, en esos días, en la localidad alavesa. La resolución de los casos llevará a los protagonistas a indagar sobre la autoría de la obra, y los sumergirá en una batalla contra el tiempo, en la que cada uno de los personajes deberá decidir cuál es su papel en la historia.

La tercera y última entrega de la Trilogía de la Ciudad Blanca es, sin lugar a dudas, la más madura y reposada. Su riqueza en matices y su coherencia literaria invita a la reflexión en dos ejes: formal y de contenido. Esbozo algunas ideas de cada uno de ellos.

En primer término, en mi opinión, deben destacarse algunos aspectos formales y estilísticos. Esta tercera obra narrativa, como las secuelas anteriores, se caracteriza por entretejer dos hilos argumentales que, si bien se encuentran claramente diferenciados, convergen en la creación de una unidad de trama. Junto a este rasgo general, deben añadirse dos elementos que, a mi parecer, merecen ser puestos en valor.

El primero, la utilización del recurso de la «obra dentro de la obra». Pergeñar el argumento a través de un texto dentro del texto supone que Sáenz de Urturi realiza un doble esfuerzo; requiere contar dos historias que deben ser congruentes cada una en sí misma y para con la otra. Y, desde mi punto de vista, Eva García solventa con habilidad esta cuestión. El segundo aspecto que quisiera ponderar viene dado por las dificultades derivadas de manejar un doble eje cronológico, tan alejado entre sí: la Edad Media —época histórica en la que se ambienta el relato ficticio— y el futuro próximo —téngase en cuenta que la trama protagonizada por Unai, Alba y los demás no se sucede en el presente sino un año adelante del momento de publicación de la  novela—. En ambos planos, la autora demuestra un conocimiento exhaustivo de Vitoria y el resto de localizaciones que aparecen en este libro.

Y, más allá del cómo, quisiera ahora profundizar en el qué. Como primera idea os anoto algo que puede ser, únicamente, una apreciación subjetiva, soy consciente de ello. La primera sensación que tuve al terminar de leer es que, en esta ocasión, los motivos policiales —los tintes de novela negra— cobran menor intensidad que en las entregas anteriores. Dicho de otro modo: he sentido de que la autora se ha detenido menos en los crímenes y ha trascendido más a los propios personajes. Y ello, lejos de desnaturalizar a Los señores del tiempo, le dota de una mayor profundidad introspectiva. Me parece sobresaliente cómo, a través de las páginas, el lector llega a comprobar cómo las dos historias de la novela se necesitan la una a la otra. No es fácil dibujar dos mundos sin dejarse ningún fleco suelto.

Y, como viene siendo habitual en la trilogía, Los señores del tiempo nos hace pensar. Nos hace preguntas. De nuevo, Eva García Sáenz de Urturi reflexiona sobre la familia; no solo sobre la consanguínea, sino también —y es más importante aún— sobre aquella que nosotros elegimos. De nuevo, el personaje de Estíbaliz es el punto de fuga que atrae todas las miradas en este motivo temático. Y esta novela nos habla también del amor. De cómo este sentimiento nos puede hacer perder la cordura —que se lo digan a ‘Esti’ y a Ramiro— o convertirnos en héroes —qué no harían Unai y Alba por Deba, o todos por el abuelo y este por todos…— Pero, sobre todo, esta es una historia de decisiones, de alegrías y de dificultades. Es una guía de vida que podría aplicarse, perfectamente, a cualquiera de nosotros.

Con Los señores del tiempo Sáenz de Urturi cierra, de forma magistral, su viaje a través de Unai López de Ayala. Terminada la trilogía puedo decir que cada personaje forma parte, ahora, de mi propia familia literaria.


Valoración: imprescindible (5/5). 

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

2 comentarios en «Prioridades tras la muralla»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.