Secuestradas por la muerte

Recensión e ideas de “El sótano”


  • Autora: Natasha Preston.
  • Editorial: de esta edición, Planeta.
  • Año: 2014. De la traducción: 2017 (Tercera reimpresión: diciembre de 2018).
  • Colección: CrossBooks.
  • Temática: Thriller juvenil / psicológico.
  • Número de páginas: 367.

Sinopsis libre:

Summer es una chica independiente, afectiva, rebelde. Enamorada de su novio, Lewis, y amante de su familia, a pesar de que ellos no puedan entender los problemas que atraviesa a sus 16 años. Una noche, de camino a la discoteca, oye una voz a sus espaldas. Un hombre la retiene, la secuestra y la confina en un sótano con otras tres chicas. Para poder escapar, Rose, Poppy, Violet y Lily tendrán que conocer y convivir con una mente psicópata y criminal. Cada día, las posibilidades de salir con vida disminuyen, como un reloj de arena que pende sobre su existencia.

Reseña:

El sótano es, quizás, una de las obras cuya lectura y comentario me haya resultado más complicado de abordar. Estamos ante un thriller que poco tiene de juvenil y sí mucho de psicológico, si bien Natasha Preston es reconocida autora de narrativa para jóvenes. El primer comentario debe ser, por tanto, una felicitación sincera por la capacidad de Preston para dibujar una historia tan emocional y desgarradora cuando apenas contaba con 25 años.

Una de las principales virtudes de esta novela es que convierte un argumento que podría calificarse como lineal —la práctica totalidad de los acontecimientos se centran en el secuestro de las chicas por Clover y el núcleo de las escenas se suceden en el sótano de la casa del secuestrador— en un todo intenso, atrayente e, incluso en ocasiones, desasosegante, llevando la empatía del lector al límite. El relato está escrito en forma de diario, y relata los hechos desde la óptica de tres de los personajes principales: Summer —una de las chicas encerradas y protagonista central de la trama—, Clover —el secuestrador— y Lewis —novio de Summer—. Esbozaré, a continuación, algunas pinceladas de lo que supone cada uno de estos tres puntos de vista sobre el conjunto.

Clover es el personaje que da sentido a toda la narración y es por ello que la autora profundiza tanto en su pasado y su presente. Fuera del sótano es Colin Brown, un simple contable, pero cuando llega a su casa, y se reencuentra con sus «flores» —las chicas—, deja libre su verdadera personalidad: trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno paranoide y delirios de grandeza son solo algunas de las alteraciones psíquicas que se observan. Una infancia traumática, marcada por la infidelidad de su padre a su madre con otra mujer, marcó su animadversión hacia las prostitutas y su deseo irrefrenable de eliminarlas, llevándole a matarlas a sangre fría. Por otro lado, es evidente —confirmado hacia el final de la novela— el complejo de Edipo que Clover desarrolló hacia su madre. Estas carencias afectivas y la necesidad de formar una familia le llevan a secuestrar a cuatro chicas, a las que considera su «familia», pero de las cuales abusa, viola y mantiene sometidas a través del miedo, haciéndolas presenciar diversos asesinatos. Además trata de anular sus voluntades sometiéndolas a un absoluto aislamiento con el exterior y tratando de destruir todo vínculo afectivo o familiar previo, llegando incluso a cambiar los nombres reales de las chicas por flores: Rose —rosa—, Poppy —amapola—, Violet —violeta— y Lily —lirio—. El propio nombre por el que obliga que ellas le designen, Clover, significa «trébol» y da una idea de su pensamiento enfermo: está convencido de que, a través del secuestro, las está salvando de un mundo de degeneración y está salvando su pureza.

Es especialmente llamativo que, a pesar de que la obra contiene acontecimientos narrados por Clover, sea a través de Summer —Lily durante el cautiverio— como llegamos a conocer, de una forma más profunda, la psicología del depravado secuestrador. Además lo hacemos a la par que la joven, lo que nos convierte en inesperados protagonistas de los sucesos y nos involucra, aún más, en la resolución de la historia.

Resulta muy difícil describir la situación de Summer —Lily—. Durante la práctica totalidad de la novela asistimos, junto a ella, a las distintas fases de su Síndrome de Estocolmo: negación y rebeldía, desencadenante —con los primeros malos tratos y la primera violación, Clover rompe la seguridad de Lily—, reorientación —Lily se aferra a su ansia de libertad, a volver a ver a su familia y su novio—, afrontamiento y adaptación —para ello, en primer lugar se refugia en crear una realidad paralela, para tratar de disociar su vida anterior, encarnada por Summer, y las vivencias en cautividad, que son vividas y encajadas por el personaje que el propio secuestrador le impone y, en segundo lugar, llega a generar vínculos de familia con las otras chicas, espoleadas por el deseo compartido, más o menos evidente, de salir del sótano con vida—.

En tercer lugar, Lewis encarna la búsqueda infatigable sin perder la fe, el deseo irrefrenable del exterior de encontrar a Summer con vida. Refleja, con una pasión y autenticidad abrumadoras, la angustia, la rabia y la valentía propias de quien no conoce el destino de un ser amado. A pesar de su juventud, los hechos que se suceden en la obra le imprimen carácter, madurez y astucia, llegando a ser él quien pone en la pista a las autoridades del paradero de su novia. No obstante, comparto aquí la crítica realizada por otras personas que han leído este libro: la forma en que Lewis pone su atención en Clover resulta algo desconectada con el desarrollo anterior de los sucesos.

Es digna de mención, siquiera breve, la personalidad de cada una de las demás chicas. Es curioso cómo Rose y Poppy son las mismas personas desde el inicio pero, bajo el apelativo de Violet, aparecen diversas vidas —conforme Clover asesina a la anterior— que comparten la rebeldía de Lily: con todas las «Violet» de la obra, Lily llega a entablar una conexión especial. Por otro lado, es interesante el personaje de Rose. A lo largo de las páginas se entrevé, en más de una ocasión que la cercanía de esta con Clover  —quién sabe si fruto de un previo enamoramiento— es mayor que el que profesan las demás. También la consideración del psicópata con Rose es diferente al que tiene con las demás.

He de reconocer que El sótano utiliza una técnica narrativa ágil y sencilla que te atrapa desde la primera línea. A pesar de la crudeza de determinados pasajes, que me obligaron a dejar de leer durante unos días, sentía que no era capaz de abandonar la lectura. La descripción de hechos, situaciones y personajes plantea una multitud de dilemas al lector, pero, al mismo tiempo, la ambientación y el contexto son, a veces, extremadamente duros. Debo ser honesto: no recomiendo esta obra a aquellas personas con una mayor sensibilidad. Si aún así te animas a leer esta novela, prepárate para una historia que pondrá a prueba tu resiliencia ante el dolor ajeno.


Valoración: muy recomendable (4,5/5)

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

4 comentarios en «Secuestradas por la muerte»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.