Celada mortal

Recensión e ideas de «Réquiem alemán».


  • Título original: The German Requiem.
  • Autor: Philip Kerr (1956-2018).
  • Editorial: de esta edición, RBA Libros.
  • Año: 1989 (de esta edición, 2017).
  • Traductora: Isabel Merino.
  • Colección: volumen “Trilogía Berlinesa”.
  • Género / temática: novela negra, policíaca; novela histórica.
  • Número de páginas: 278.

Sinopsis libre: 

1947, Berlín. Bernie Gunther recibe un encargo arriesgado por parte de un coronel de la inteligencia soviética, Poroshin: esclarecer el caso de Becker, un antiguo compañero del protagonista en la Kripo alemana de antes de la segunda Gran Guerra, quien se encuentra encarcelado y pendiente de ejecución en Viena. Tras aceptar el caso y llegar a la capital austriaca, Gunther se ve atrapado por una urdimbre de poder entre las grandes potencias vencedoras, esencialmente Estados Unidos y la Unión Soviética, que controlan los territorios anteriormente nazis. Su investigación le granjeará serios peligros y llegará a poner en jaque su propia vida.

Reseña:

La tercera entrega de la Triología Berlinesa supone un cambio importante respecto a las otras dos, especialmente frente a Pálido Criminal. Si bien el telón de fondo sigue siendo la Alemania nazi, en este caso los retazos de ella tras la Segunda Guerra Mundial, Philip Kerr toma un giro claro en Réquiem Alemán desde la novela negra hacia la novela de espías.

Esta obra ofrece una fiel fotografía del pesimismo y la crisis generalizada de valores que debió imperar en la gran mayoría de la población a finales del conflicto. La opresión y la misera a las que las clases más bajas eran sometidas por los vencedores contrasta con la relajación en las costumbres y la búsqueda del propio beneficio egoísta de los que ejercían el poder. Esta narración nos demuestra que, en la Europa de postguerras, todo podía comprarse o venderse porque siempre existía alguien dispuesto a pagar por ello.

Y en este panorama descorazonador, el personaje principal, Bernie Gunther, aparece dotado de una fuerza aún mayor que en las novelas anteriores de la serie. Marcado por los estragos de la guerra —físicamente afectado por cojera y espiritualmente caracterizado por un intenso odio hacia lo soviético, sin duda, producto de su propia estancia en un campo de concentración, así como por una renovada creencia religiosa católica—, el hecho de aceptar el trabajo en Viena supone para el protagonista —y así se percibe a través de la lectura— un éxodo desde su vida berlinesa, dolorosa pero conocida, hacia un nuevo contexto lleno de imposturas, riesgos y muerte.

En mi opinión, esta tercera parte de la Trilogía es, sin duda, la más crítica. En ella, el autor deja patentes las miserias de las cuatro potencias vencedoras —Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Francia, a las que despacha como entes despóticos sin escrúpulos— y reduce a lo insignificante a las autoridades austriacas, dejando claro que en la Europa de los 50 no existió un solo héroe.

Desde la Buhardilla de Tristán os recomiendo leer Réquiem Alemán y, por supuesto, la Trilogía Berlinesa completa en la que podréis deleitaros con la riqueza y la minuciosidad con la que el autor aborda cada aspecto de sus tramas.


Valoración: muy recomendable (4,5/5)

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.