Melodía de veneno y traición

Recensión e ideas de “Balada de pájaros cantores y serpientes”


  • Título original: The Ballad of Songbirds and Snakes.
  • Autor: Suzanne Collins.
  • Editorial: de esta edición, RBA Molino.
  • Año: 2020.
  • Traductores: Pilar Ramírez Tello y Manuel de los Reyes.
  • Género / temática: novela de aventuras, novela fantástica, ciencia ficción, narrativa distópica.
  • Número de páginas: 587.

Sinopsis libre:

A punto de celebrarse los décimos Juegos del Hambre, el joven Coriolanus Snow, uno de los estudiantes del Capitolio designado como mentor para esa edición, vive con expectación la celebración de la cosecha, donde conocerá el tributo que le ha sido asignado: para su desdicha, será Lucy Gray, la chica del Distrito 12. En su mente, el deseo irrefrenable de luchar contra los elementos para conseguir la victoria y, con ella, lograr la gloria eterna para el apellido Snow, mancillado por las inclemencias de la postguerra. ¿Conseguirá su ingenio sobreponerse a las trampas que le ha preparado su destino?

Reseña:

Balada de pájaros cantores y serpientes se centra en presentarnos a un joven Coriolanus Snow, el futuro presidente de Panem en la trilogía «Los Juegos del Hambre», como estudiante de la Academia, habiendo sido nombrado mentor de uno de los tributos de los décimos Juegos del Hambre. En concreto, de la chica del Distrito 12: Lucy Gray Baird.

El desarrollo de los décimos Juegos, así como los meses posteriores en la vida del protagonista conforman el hilo argumental principal, casi exclusivo, de la novela. De hecho, en mi opinión, el enfoque de la historia es una de las mayores críticas que puede hacerse a la narración: acontecimientos relevantes como el nacimiento y evolución de los Juegos del Hambre, así como personajes fundamentales como Lucy Gray, Sejanus, Tigris o la doctora Gaul se ven, de principio a fin, relegados a un segundo plano en favor de las peripecias de Coriolanus. A pesar de que Collins trata, en un intento digno de reconocimiento, de que conozcamos el universo de Panem y las penurias de la postguerra, tras el conflicto con los rebeldes, esta precuela se convierte en una biografía del personaje principal.

Es cierto que en la trilogía original, la relación antagónica entre Katniss Everdeen y el presidente Snow es uno de los puntos clave, pero a tenor de la lectura de esta cuarta entrega de la serie, llego a dudar de que el personaje de Coriolanus Snow haya merecido una creación en exclusiva.

No obstante, para los amantes de la saga no todo han sido malas noticias. A través de los personajes secundarios hemos conocido (o más bien, confirmado) que los rasgos del futuro presidente Snow estaban presentes desde su juventud: egolatría, una total ausencia de sentimientos (rayando la psicopatía) y unos delirios de grandeza desmesurados que conjugaba con el victimismo de sentirse agraviado (él mismo, su familia o su apellido) por cualquier circunstancia de su día a día. A pesar de que, durante gran parte de la trama, parece vislumbrarse en el joven Snow algún atisbo de lealtad, compasión, misericordia o sensibilidad (vinculada, en especial, al enamoramiento), el final deja claro que no son más que subterfugios para reafirmar la verdadera personalidad del protagonista.

También hay que reconocer a Collins que, en esta entrega, resuelve alguna de las incógnitas que dejan los tres primeros libros: quién idea los Juegos del Hambre y por qué, cómo llega al poder Coriolanus Snow y qué hechos traumáticos acentúan su personalidad de villano sin escrúpulos.

En el apartado de fortalezas, esta novela conserva (al igual que las tres primeras entregas) su tono crítico con las desigualdades del mundo moderno (aun enmarcándolas en un futuro distópico) y con los excesos de los ricos del Capitolio que contrapone a las injusticias y la miseria que se padece en los Distritos.

Sin ánimo de hacer spoiler, debo decir que me ha dejado bastante frío el final; me ha parecido apresurado, aunque cabe la posibilidad de que ello responda a la intención de Collins de dar alguna continuación a esta historia en el futuro.

En resumen, Balada de pájaros cantores y serpientes me ha parecido algo descompensada (muy lenta en sus dos primeras partes y, tal vez, excesivamente frenética en la tercera). Así mismo, considero que algunos personajes (y sus tramas) podrían haber dado mucho más juego del que Collins les permite.  

En mi opinión, tras una década desde la trilogía inicial, el retorno de la saga debería haber sido más espectacular.


Valoración: poco recomendable (2,5/5)

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

2 comentarios en «Melodía de veneno y traición»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.