Arrebatada de cuajo

Va avanzando septiembre y no podía faltar mi microrrelato para el reto «Escribir Jugando», propuesto por Lídia Castro en su blog. Para este mes, he utilizado las imágenes tanto de la carta como del dado, así como me he atrevido con el desafío opcional: Que aparezca algo relacionado con la cinta adhesiva: la palabra, año de creación, creador… lo que sea que te inspire de la siguiente tarjeta.

A pesar de que cuenta una historia triste, ¡espero que os guste!

* . * . *

No existe cinta adhesiva que recomponga un corazón hecho añicos por el dolor. Diez años atrás, aquel borracho maldito la sumió en un sueño del que no conseguía despertar. Nada podía hacer yo, salvo velarla cada día en aquel sofá de hospital, esperando el milagro.

Nunca olvidaré aquella tarde de otoño: tras la visita rutinaria del doctor, sentí un leve movimiento. Sin poder contener las lágrimas, cogí su mano:

—¡Tesoro mío, estás aquí! Te amo… —dije, en un hilo de voz entrecortado.

Ella sonrió; había vuelto para despedirse. Después cerró sus ojos… y mi alma fue con ella para siempre.

(100 palabras)

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

9 comentarios en «Arrebatada de cuajo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.