Día 4: “Caso abierto”

¡Bienvenido/a al reto: “Una palabra por 30 días”! Desde el pasado 10 de mayo hasta el próximo día 8 de junio, publicaré un post diario con un microrrelato que contenga la palabra correspondiente de la siguiente imagen. Además, el relato contendrá el número de palabras que resulte de generación aleatoria.

¡Me encantaría que participaras y dejases tu creación en los comentarios! Puedes consultar las bases, aquí.


* . * . *

Día 4: 13 de mayo de 2021.

Palabra del día: HUELLA

Extensión: 457 palabras

El inspector entró en el despacho hecho una furia. No lo habíamos visto desde la tarde anterior y, a juzgar por las duras facciones de su rostro, su humor no había mejorado desde entonces.

—¡López! ¿Dónde está el informe del caso que te pedí ayer? —espetó, nada más ver a su compañero.

—Aquí lo tiene, inspector —respondió este, esperando no dar motivos a su superior para que descargara con él el estrés acumulado—. Los de Científica tendrán en una hora los resultados preliminares de la huella parcial y de la sangre que encontramos en el tenedor; los definitivos tardarán un poco más, pero, con lo que nos den ahora podremos ir tirando…

—¿Una hora? ¡Joder, no tenemos una hora! —escupió, mientras daba vueltas compulsivamente alrededor de la sala—. Está bien, ponte en contacto con la Comisaría de Barajas y que te pasen con la comisaria Suárez. Dile que llamas en mi nombre y que estamos a la espera de los resultados. Pero no se te ocurra decirle que hemos perdido el rastro del dinero. Si te pregunta, cuéntale lo que se te ocurra, y más vale que lo acepte, ¿estamos?

* . * . *

Mientras tanto, en otro punto de la ciudad, no muy alejado de allí, Samantha acababa de reunirse con los intermediarios de los rusos. No había logrado convencerlos, pero, al menos, había conseguido 72 horas más para que su jefe pudiera terminar la operación en Tel Aviv. “Sin duda, he salido victoriosa de empresas más difíciles que esta”, se dijo.

Recibió la señal en su receptor a la hora convenida y, solo un minuto después, apareció el mensaje en el teléfono móvil de prepago que había adquirido la tarde anterior. Una vez memorizó las instrucciones, estrelló con fuerza el dispositivo contra la pared, extrajo la tarjeta SIM y la de memoria externa y las hizo añicos con un golpe de martillo.

“Vamos”, se animó, cerrando con cautela la puerta tras de sí.

* . * . *

El agente López terminó el turno visiblemente cansado. Cada vez le costaba más rendir al máximo, aunque, por otro lado, era lógico habida cuenta de que llevaba más de tres meses sin dormir más de cuatro horas, y eso en las noches que tenía suerte. Llegó al portal y, siguiendo su rutina, revisó el buzón: nada. En ese momento, le llegó a traición, como más duele, una imagen de ella. ¡Cuánto la echaba de menos! En su foro interno, sabía que no había logrado superarlo. A pesar de que ya habían transcurrido 10 años y de que se convirtió en policía con el ánimo de llegar hasta el final, nada había cambiado.

En fin, mejor sería apartarlo de su cabeza, por el momento. Entró en su casa y, entonces, lo vio. Se quedó petrificado.

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

3 comentarios en “Día 4: “Caso abierto””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .