Personajes de «El Solucionador»

Darío Joaquín Luque de Moré-Servela. Fuenlabrada (Madrid), 4 de febrero de 1984. Personaje principal del relato «El Solucionador». Juez de Instrucción. Titular del Juzgado número 3 de Salamanca desde 2015. Se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid en 2007. Compañero de clase de otros dos de los protagonistas: Adriana, con la que siente una conexión especial desde sus años de estudios, y Miguel Ángel. Su historia comienza cuando «El Solucionador» vuelve a su vida a través de un enigmático correo electrónico.


Adriana Ibáñez Sorolla. Béjar (Salamanca), 22 de febrero de 1983. Personaje principal del relato «El Solucionador». Abogada. Compañera de Facultad de Darío y de Miguel Ángel. Acostumbrada a romper moldes y barreras desde su infancia, se marcha de su pueblo a la capital a estudiar Derecho. Tras licenciarse, comienza una brillante carrera como letrada en el despacho Uría Menéndez. Su papel en el relato da inicio cuando Darío, angustiado por su situación, busca retomar el contacto con ella casi 10 años después.


Miguel Ángel López Brey. Madrid, 12 de julio de 1984. Personaje principal del relato «El Solucionador». Conocido en la trama, además de por su nombre de pila, como el Solucionador. Hijo de Miguel López Rivera y hermano de Desiré López. Es una de las piezas clave del entramado opaco liderado por su padre. Su rol, como encargado del control e intendencia de la organización, resulta fundamental para las aspiraciones de los miembros.


Desiré López Brey. Madrid, 26 de marzo de 1990. Personaje recurrente del relato «El Solucionador».  Ingeniera de Telecomunicaciones. Hermana de Miguel Ángel e hija de Miguel López Rivera. Su participación en el entramado de su hermano y su padre es intermitente. Su función fundamental consiste en borrar todo rastro de las actividades de los miembros de la organización encabezada por su padre.


Miguel López Rivera. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Abogado. Padre de Miguel Ángel y de Desiré. Conoció a Verónica Mendoza Suárez cuando esta llegó a España y solicitó sus servicios como letrado. A raíz de ahí comenzaron a colaborar en actividades paralegales y opacas. Encabeza una organización cuya actividad mayoritaria es delictiva en la que sus hijos ostentan una posición imprescindible.


Verónica Mendoza Suárez. Medellín (Colombia), 8 de octubre de 1980. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Conocida en el relato, también, como la Emperatriz de Medellín. Hija de un alto militar de su país. Se le conocen contactos con el cártel de Medellín y con las FARC. En 2012 ya era considerada una de las mayores terratenientes de la droga en su país, con conexiones delictivas ingentes en Estados Unidos. Huyendo de la policía colombiana y de la DEA, llega a Barcelona en 2014. Se traslada a Madrid, donde contacta con Miguel López Rivera para contratar sus servicios y le pone al frente de la extensión de su imperio criminal en España.


Otros personajes relevantes para la trama:

David Luque de Moré-Servela. Fuenlabrada (Madrid), 28 de diciembre de 1987. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Hermano pequeño de Darío, al que estaba muy unido. Muere en un accidente de tráfico, en extrañas circunstancias, el 15 de abril de 2005.

Inspector Eugenio Manrique. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Inspector de la Policía Nacional destinado, al tiempo del relato, en la Comisaría del distrito de Fuencarral-El Pardo, en Madrid. Amigo de Darío, aparece en la historia cuando el protagonista le pide que busque el historial de Miguel Ángel y su padre. Es el primero en mencionar a Verónica Mendoza, la Emperatriz de Medellín.

Comisario principal Emiliano Zúñiga de Román. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Comisario de la Policía Nacional. Amigo de Adriana, al tiempo del relato ejerce un puesto de responsabilidad en el organigrama del Cuerpo, no especificado. Fue comisario en el distrito de Madrid-Retiro y jefe de la UDYCO.

GAL. Personaje esporádico del relato «El Solucionador». Amigo y contacto de Darío en el Centro Nacional de Inteligencia. Está al tanto de la vinculación de Darío y Adriana con Miguel Ángel. Aporta al protagonista alguna información relevante a cambio de su absoluta discreción. No está de acuerdo en que Adriana esté involucrada en la trama.