En el Edén

Imágenes tomadas de ‘El Blog de Lídia’. Montaje propio.

Abrí los ojos, aturdido. Ante mí, sobreponiéndose a una onírica neblina, se abrió majestuosa la presencia de un crómlech, como los que tantas veces había estudiado en mis años de mocedad como profesor universitario.

Me acerqué, entusiasmado, para descubrir en su centro una fuente, construida íntegramente en ópalo, de la que brotaba un agua límpida y cristalina. A un lado, al final de un pequeño riachuelo, contemplé un arbusto con extrañas flores color turquesa, parecidas a la Hibbertia, pero con seis pétalos de tamaño regular.

De súbito apareció ella; rodeada de un halo dorado. Y lloré, desconsolado, hasta que desperté.

(100 palabras sin contar el título)

* . * . *

He creado este microrrelato para el reto mensual «Escribir Jugando» del mes de enero de 2023 propuesto por Lídia Castro en su blog. Me he inspirado tanto en la carta como en la imagen del ópalo y he tratado de seguir también el desafío opcional. ¡Espero que os guste!

Metamorfosis

Imágenes tomadas de ‘El Blog de Lídia’. Montaje propio.

Desde su juventud se había sentido llamada a cambiar el mundo. Ahora, a sus noventa años de edad y con su salud seriamente deteriorada –apenas podía caminar espacios cortos con ayuda de un bastón de madera de diseño rústico, roído por el desgaste–, daba vueltas al cheque nominativo que le había llegado por correo postal certificado la tarde anterior.

Releyó la nota que lo acompañaba: Señora Lúpez. Le hago entrega de esta pequeña aportación para que pueda cumplir su sueño. Espero que le sea de ayuda. Con afecto, Marcelo Manríquez.

Sintió una energía renovada. Tomo su teléfono y marcó.

(100 palabras sin contar el título)

* . * . *

He creado este microrrelato para el reto mensual «Escribir Jugando» del mes de diciembre propuesto por Lídia Castro en su blog. Me he inspirado tanto en la carta como en la cara del dado («bastón») y he tratado de seguir también el desafío opcional. ¡Espero que lo disfrutéis!

Un noble encargo

Siento una profunda alegría por volver a participar en el reto «Escribir Jugando» del mes de noviembre de 2022, organizado por Lídia Castro Navàs, tras muchos meses en los que, por diversos motivos, no me ha sido posible. Y comparto, además, la fortuna de retornar con un desafío que ha sido especialmente motivador. Con música medieval de fondo, he escrito y presento ahora mi contribución.

Siguiendo las reglas, para el microrrelato me he inspirado en la carta, apareciendo además el mineral: amatista. Además, he tratado de seguir la indicación opcional: «Que aparezca en la historia algo relacionado con esta flor de CaliforniaAngel’s Trumpet (o floripondio)». Ha sido muy inspirador retroceder algunos siglos para dar vida a esta epístola. ¡Espero que os guste!

* . * . *

Imágenes tomadas de “El Blog de Lídia”. Montaje propio.

Muy señor y amigo mío:

Como sabe vuestra Excelencia, pertenezco a la quinta generación de la familia de maestros orfebres más famosa de la villa. Poseo además conocimientos avanzados en química y metalurgia.

Amparado en nuestra amistad, me atrevo a indicarle que la amatista no es la gema apropiada a su petición.

Si desea impresionar a su anfitrión, permítame recomendarle un elegante reloj de faltriquera a cuerda fabricado con floripondita, un material de mi invención en tonos asalmonados. Le ofrezco una maravilla ciertamente exclusiva y de valor incalculable.

Puede venir a visitar mi taller cuando guste.

Sinceramente suyo,

Maese Anaya.

(100 palabras)