Dedaleras de amor y muerte

Recensión e ideas de «La casa del arroyo».


  • Autora: Conchi Aragón.
  • Editorial: Amazon.
  • Año: 2017.
  • Temática / género: Novela negra. Novela romántica.
  • Número de páginas: versión Kindle (versión impresa, 381 págs.)

Anya Sáez, una periodista y escritora de éxito, falta de inspiración, recibe las presiones de su editora para encontrar una nueva historia que emocione a sus lectores. Abrumada por esta crisis creativa, la protagonista decide enfrentarse a los recuerdos de su pasado: volverá a la antigua casa de su abuela, en el pequeño pueblo de Óbito, y recreará en su nueva novela unos hechos fatídicos ocurridos en aquel lugar diez años atrás.

La investigación llevará a la protagonista a poner en tela de juicio la investigación policial y la resolución que se dio a aquella tragedia en su momento, mientras que, simultáneamente, las experiencias que vivirá a lo largo de la trama no solo la acercarán a su propia vida, sino que la transportarán a una espiral donde el amor, los recuerdos y la intriga marcarán su destino.

Uno de los puntos más atractivos de La casa del arroyo es la habilidad de Conchi Aragón de entretejer un argumento en el que los tintes románticos y las inconfundibles notas de la novela negra y de intriga se combinan formando un todo, lo que confiere al resultado una textura original. Por un lado, la historia de amor entre los dos personajes principales se desarrolla en la primera parte de la novela, consolidándose, a través de las páginas, un fuerte vínculo entre ellos, sin caer, eso sí, en los estereotipos manidos de la mayoría de romances literaturizados. Y como aderezo, por otro lado, precisamente a partir de ese vínculo se cimenta, como trasfondo permanente del relato, la intriga en torno a los asesinatos ocurridos en la casa del arroyo diez años antes. En este sentido, debo felicitar a Conchi Aragón por conseguir que los motivos policíacos y de suspense no se conviertan en una losa omnipresente a través de las páginas, recurso que, en ocasiones, puede llegar a agobiar al lector y precipitar su llegada al final. En La casa del arroyo cada elemento tiene su lugar y cada tema -de los muchos tratados-, su urdimbre.

La narración, descrita en primera persona por la protagonista, se construye a partir de un lenguaje sencillo, sin recursos excesivos que pudieran resultar innecesarios, lo que confiere a la lectura una agilidad y frescura que permiten al lector mantenerse enganchado al hilo. La abundancia de personajes, única posible dificultad a la hora de orientar y situar los límites de esta novela, se compensa con la profundidad con la que cada uno de ellos es tratado por la autora. Ello facilita que, en pocas líneas, podamos conocer la esencia de cada cual y que el lector llegue a sentirse como un habitante más de Óbito que conoce a sus convecinos desde siempre.

Mención especial merecen los tres personajes femeninos principales: Anya, Felisa y Raquel. Cada una en su papel encarna uno de los valores fundamentales de esta obra (el amor, el suspense y la psicología) y, entre las tres, dibujan los contornos de un texto profundo, cuidado y sensible.

Sin lugar a dudas, desde mi Buhardilla os recomiendo visitar La casa del arroyo.


Valoración: muy recomendable (4,5/5). 

Publicado por

Javier Sánchez Bernal

Licenciado en Derecho, Máster Universitario en Corrupción y Estado de Derecho y Doctor por la Universidad de Salamanca. Líneas de investigación: Derecho penal económico, Derecho y deporte, corrupción pública y privada. Proyecto de escritor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.